Chat

There are logon users.
Chatting users:
Click here to start chat
El 22 de Mayo de 2002, los quince países que constituían la Unión Europea en ese momento, incluyeron a las FARC y al ELN en la lista de organizaciones terroristas. Dicha inclusión se mantiene vigente hasta nuestros días.
El Alejandro Peña Esclusa que conozco: un demócrata de carne y hueso. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Miguel Andrés Fierro Pinto   
Miércoles, 14 de Julio de 2010 15:50
Share Link:
Bookmark Google Facebook Myspace

 
Por Miguel Andrés Fierro Pinto *
13 de julio de 2010 
 

Hablar de alguien que está privado de la libertad, no resulta siempre fácil toda vez que no son pocos los delincuentes que fueron aprehendidos y  recluidos. Sin embargo, no siempre es así y menos en tiempos donde los presos políticos, víctimas de la guerra  política y jurídica empiezan a hacerse más frecuentes.

La ficha de turnó le llegó a Alejandro Peña Esclusa, cuyo mayor pecado para el régimen chavista  es  ser demócrata, defensor de derechos humanos  y luchar contra la amenaza castro-comunista amplificada por el dictador, el mico de Barinas más conocido como Hugo Chávez.

A pesar de  mis escasos 27 años de edad, tengo que decir que conozco o sé de Alejandro Peña Esclusa desde hace 12 años. Si bien yo era un adolecente de casi 16 años, mi interés por la política nacional e internacional era alto. Me enteré por  medio del canal VTV (Venezolana de Televisión) que había un candidato presidencial  en Venezuela que no invitaba a votar por él mismo  sino por el candidato que iba segundo en las encuestas que punteaba el Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías. Me llamó la atención que un aspirante a la máxima magistratura del Estado venezolano, hiciera campaña en contra de  un candidato, invitando a votar por un tercer candidato. Me sorprendieron las revelaciones que hizo acerca del núcleo continental que rodeaba al candidato por el movimiento Quinta República. Se trataba de  una secta política  ligada en su fundación por   grupos narco terroristas como las FARC y el ELN. Peña Esclusa hablaba de la pertenencia de Chávez al “Foro de Sao Paulo” como una confederación de la izquierda carnívora del continente, donde además de los mencionados grupos terroristas, tenían asiento personas tan nefastas como Fidel Castro, Luiz Ignacio Lula Da Silva,  entre otros.  En aquella ocasión, Peña Esclusa en sus apariciones en medios de comunicación, manifestaba que Chávez no tenía un proyecto de nación, sino un depredador proyecto continental de cara al socialismo, luego de la caída del muro de Berlín. Lo que más me sorprendió era la colegiatura que las FARC y el ELN tenían con esos líderes de la izquierda latinoamericana que según Peña Esclusa, orquestaban contra la libertad en sentido general y las libertades en sentido particular. Su principal arma: La democracia.

Finalmente, el golpista de Hugo Chávez salió victorioso en esas elecciones y fue proclamado Presidente de la República y las alertas de Peña Esclusa pasaron a mejor vida en el electorado. Hay que tener en cuenta, que los votos obtenidos por Chávez no fueron votos de convicción, sino en contra de la corrupción y desgaste por falta de renovación  de los partidos políticos que habían gobernado hasta entonces. Hoy en día está ampliamente comprobado   que a Peña Esclusa le asistía la  razón, algo  por lo que el pueblo de Venezuela está en mora de reconocer.  Fue así, como inicialmente tuve noticia de alguien llamado Alejandro Peña Esclusa.

Para quienes me conocen desde hace muchos años, saben que profeso un activismo político y defensa de derechos humanos desde hace una década. Tiempo en el que milité en cuerpos colegiados de DDHH a nivel nacional, en los  que le tuve la oportunidad de trabajar y conocer a los mamertos de manera amplia y suficiente.  También, ese tiempo me permitió escalar y conocer patriotas  como Oscar Morales,   Maritza Castrillón  y muchas más personas valiosas comprometidas en la lucha cívico democrática contra el terrorismo en beneficio de la paz de Colombia.  Con algunos de ellos, nos dimos a la tarea de sembrar futuro y acción social en pro de nuestra democracia para ampararla frente al terrorismo y constituimos la Fundación Un Millón de Voces, hija de la campaña UN MILLÓN DE VOCES CONTRA LAS FARC.

Ya en ejerció con la Fundación Un Millón de Voces, nos dimos a la tarea de realizar foros de alto nivel para ilustrar a nuestros estudiantes universitarios acerca de la peligrosidad de las  FARC y de sus tentáculos en el exterior. Fue en ese tiempo donde me di a la tarea de leer un libro de Peña Esclusa titulado “El Foro de Sao Paulo contra Álvaro Uribe”.  Sin duda es una interesante obra, la cual  ilustra al lector acerca  de las razones por las cuales el Presidente Álvaro  Uribe, no fue laureado ni felicitado por sus homólogos luego de dar de baja a uno de los terroristas más peligrosos que ha parido el continente, como lo era Raúl Reyes, quien en buena hora fue abatido en “La Operación Fénix”, como debía ser.

Alejandro Peña Esclusa, indudablemente, era  un gran candidato para participar  en nuestros foros como panelista internacional. Y así fue. Llegar a Peña Esclusa en principio no fue fácil. Hubo  mensajes de correspondencia electrónica y llamadas y no fue posible contactarlo. Hace un año cuando realicé mi última visita a Caracas, para participar en un evento organizado por la Fundación Futuro Presente, en mi ponencia hablé de Peña Esclusa, en lo referente a una  propuesta  plasmada en su libro. Peña Esclusa proponía crear una ODA (Organización para la Defensa de América)  para así  neutralizar democráticamente al Foro de Sao Paulo. Infelizmente, en mi visita a Caracas no tuve cómo ponerme en contacto con él y en consecuencia, no pude conocer acerca de los avances de su proyecto en defensa de las Américas.

Finalmente, en agosto del año pasado, logré enlazar contacto con Peña Esclusa y fue la tecnología Blackberry la que  nos permitió acercarnos y poder contar con su presencia en nuestros foros. Fue así como logré conocer a UnoAmérica, la organización que congrega a organizaciones de derechos humanos que sí defienden los derechos humanos y no como otras que defienden  los derechos de los inhumanos.  

Luego de leer interesantes  obras de Peña Esclusa y el decálogo de principios y valores democráticos de UnoAmérica, propuse a mis homólogos de la Fundación Un Millón de Voces adherir a esta loable y prometedora unión de organizaciones para así trabajar conjuntamente en causas loables.  Naturalmente mis homólogos aceptaron y fue así como el 10 de septiembre de 2009,  en el marco del Foro “Panorama de Seguridad ¿Qué está haciendo Colombia frente al terrorismo?”, la Fundación Un Millón de Voces adhiere a la Unión de Organizaciones Democráticas de América –UnoAmérica-. Ese día comenzó el trabajo conjunto.

A través de esa adhesión, tuve la oportunidad de compartir junto a Peña Esclusa en importantes misiones continentales, como la observación internacional en las pasadas elecciones generales de Honduras, la participación en congresos internacionales para ilustrar acerca de la situación de nuestros países víctimas de ese perverso Foro de Sao Paulo el cual ha sido patrocinado por ese Mico de Barinas que ya mencionamos y  sus socios de otros países. También tuve el honor de compartir  con Peña Esclusa, la misión de observación al Urabá chocoano, donde investigamos los hechos relacionados a la masacre contra líderes afro colombianos, víctimas de las FARC y de las ONG que orquestan conjuntamente. Esta fue una misión que movió lo más profundo de nuestras fibras íntimas. Ver el dolor de nuestros afrocolombianos por los atropellos de las FARC y sus entes en la legalidad, fue una experiencia que reafirmó el compromiso de luchar contra las injusticias y los males que nos quejan.

En el marco de estos sucesos, conocí no sólo al Peña Esclusa activista político en pro de los derechos humanos, sino al Peña Esclusa muy lejano del que injustamente se habla en Venezuela como el “ultra derechista” y ahora “terrorista”.

Alejandro Peña Esclusa  profesa fielmente su fe católica y da testimonio vivo de que Dios está presente entre nosotros. Peña Esclusa es un testimonio de que la fe es la adhesión a Cristo y la certeza de lo que no se ve. Peña Esclusa es un hombre inteligente, seguro, consecuente, elocuente y muy optimista; quien profesa ese optimismo como fruto de la acción social con entendimiento mutuo entre los demás para derivar  en el cumplimiento de sus  propósitos inspirado en los exhortos de sus impulsos éticos. Como amigo, es una exaltación a la esencia más pura de la vida  entre miles y miles de galaxias: La amistad.

Quienes dicen que Alejandro Peña Esclusa es un “ultraderechista” ¿Habrán leído alguna de sus obras como “Arte Clásico y Buen Gobierno” o “El Continente de la Esperanza?” ¡Claro que no! Desconocen el contenido de esas obras, las cuales son hermosas facturas que no están tan lejos de estar a la par de glamurosas obras como “La Paz Perpetua” de Kant.

Alejandro Peña Esclusa ha impreso y profesado por medio de sus actos, la esperanza para nuestro continente. Ahora ha sido víctima de una orquesta policiva al peor estilo de la KGB ordenado desde Miraflores, como acto de cobardía y de desespero para desviar la atención de la inocultable hecatombe venezolana, imputando a gran hombre que no tiene en su diccionario de vida la palabra maldad.

En Venezuela, a mayor escala que en otros países, no hay administración de justicia, sino una perversa aplicación de la ley. Configurando así la injusticia de la justicia.  Será esa profunda  y amable fe en Dios que profesamos con Peña Esclusa, la que permita hacer justicia y liberar no sólo a él sino a miles de presos políticos. No desmayaremos en trabajar por exigir su libertad inmediata y esperar que la justicia divina se manifieste también en este mundo harapiento de la misma.  

* Presidente y co-fundador de la Fundación Un Millón de Voces, Bogota.